• El déficit comercial de EE UU con México se dispara un 10% hasta octubre

    2017-12-06 15:11:54


    El déficit comercial es un argumento constante en los discursos de Donald Trump para cargar contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) que une a Estados Unidos con México y Canadá desde hace casi 24 años. El dato de la evolución de los intercambios durante el mes de octubre que ha visto la luz este martes le va a dar más argumentos en este sentido, en un momento especialmente delicado para la renegociación del mayor pacto de libre cambio del planeta: la brecha con su vecino del sur, que Trump ha convertido en uno de los objetivos predilectos de sus dardos políticos, creció más de un 10% entre enero y octubre, hasta los 59.276 millones de dólares. Supera así el déficit que Estados Unidos tiene con Japón y Alemania, respectivamente la tercera y la cuarta economía del planeta.

     

     

    El presidente estadounidense no desaprovecha la ocasión cada vez que puede para prometer que su prioridad es reducir drásticamente el déficit comercial de EE UU con el resto del mundo, que hasta octubre asciende a 462.898 millones, un 12% más que en el mismo periodo del año anterior. El desequilibrio más abultado es, de lejos con China: 308.461 millones, un 7% más en los diez primeros meses del año en curso. Sin embargo, tras una ráfaga inicial de críticas contra la mayor economía de Asia, el magnate republicano parece haber repensado su estrategia de aproximación a Pekín y ha cambiado los reproches por alabanzas. Su reciente visita al país asiático, hace menos de un mes, fue una buena muestra de la mejor sintonía con el único país que puede competir a EE UU la hegemonía global.

    El déficit estadounidense con México es el segundo más elevado, por encima de los 57.561 millones de Japón y los 53.578 millones de Alemania. Hace un año por estas fechas era el cuarto más alto de entre los socios comerciales de EE UU. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con la balanza con China, esta cifra tiene un matiz importante: de media, el 40% de los insumos con los que han sido fabricados los productos finales mexicanos importados por la primera potencia mundial tienen origen en su propio territorio. Por tanto, en una fracción nada desdeñable de su cadena productiva, se potencia el empleo en suelo estadounidense.

        0 Comentarios

    Comentarios