• Urge una logĂ­stica avanzada, en tiempo y forma

    2018-02-21 12:57:43


    El impacto de la globalización en las economías emergentes, así como ciclos de vida de los productos más cortos y más complejos –provocados en parte por consumidores de una nueva era para las cadenas de suministro–, ya no solamente son tendencias: día a día vemos cómo nos mueven a lograr un entorno de operación logística que cumpla en tiempo y forma con las necesidades de cada uno de los actores económicos.

    Decisiones en tiempo real fundamentadas en información obtenida gracias al Internet de las cosas (IoT) y apps móviles muy especializadas, además de esquemas comerciales mimetizados del modelo Amazon, nos obligan a considerar un escenario en el que camiones de manejo autónomo, logística en reversa e instalaciones sustentables y amigables con el medio ambiente sean una realidad.

    Sin embargo, hay aún mucha disparidad en los estándares de operación logística y cadena de suministro de países desarrollados y emergentes. En 2016, el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial, destacó que Alemania era el país con el índice más alto, seguido de Luxemburgo y Suecia. Son países muy variados en tamaño, economía e historia. Sin embargo, mientras el score promedio de los principales 10 países con mejor desempeño es de 4.13, los que tienen el menor, entre ellos Somalia, Haití y Siria, obtienen un índice de apenas 1.19.

    En México, quedamos en el lugar 54 de 160 países analizados por el Banco Mundial, con un índice de 3.11 y un 65% de desempeño logístico. Definitivamente, seguimos siendo un país emergente, pero estamos en pleno desarrollo y la posición número siete en el grupo de economías de ingresos medios-altos lo demuestra. Además, vamos por el camino correcto para superar el lugar 57 que México ocupa en cuanto a infraestructura para la operación logística en este mismo ranking.

    Empresas mexicanas relacionadas con la industria de la logística están sacando el mayor provecho de esas soluciones como una ventaja competitiva.

    El comercio electrónico juega un rol clave para detonar las posibilidades de nuestro país en materia de competitividad logística. La Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) ha encontrado que la tasa de crecimiento de las operaciones de comercio electrónico se mueve entre 30% y 40%; cada vez más son los consumidores que adquieren artículos en línea, quienes con la misma inmediatez que realizan la compra por internet, esperan la entrega de sus productos en la puerta de su casa.

    Ahí es donde las estrategias para la operación logística adquieren una importancia vital. Antes se hablaba de cómo la confianza del usuario para compras en línea incidía en su decisión de adquirir algo de un sitio web de e-commerce; ahora es el tiempo y la calidad de la entrega lo que marca la toma de decisión.

    Si bien éste es un gran reto para las empresas de logística, la evolución en tecnologías y metodologías -que ya está a toda marcha-, nos ayuda a superar constantemente las demandas de un mercado digital más competido.

        0 Comentarios

    Comentarios